Avisar de contenido inadecuado

Si el hombre dice justicia, venganza es lo que se escucha.

{
}

Si el hombre dice justicia, venganza es lo que se escucha.

La puerta de chapa endeble se abre bruscamente y acaba por golpear la pared, provocando un ruido entrecortado. Él sale al exterior y divisa que nadie hay alrededor al que le pueda haber molestado. El ambiente estaba húmedo y las calles aun encharcadas, había estado lloviendo hace unas horas. Cruzó la calle sin ni siquiera molestarse en mirar en ninguna dirección, no era necesario pues apenas había ruidos. Desde luego ningún coche podría aproximarse sin que se percatara, solo se oían algún que otro papel flotar por las calles hasta que caía en algún charco. Esto y sus propias pisadas era lo único que le acompañaría esta noche, nada más.

Al cruzar la calle se adentró en un callejón inusualmente ancho y aunque sabia que nadie le vería se adentro para hacer sus necesidades. Apoyó un brazo en la pared y mientras meaba se dio cuenta que no tendría que haberse apoyado pues la pared era vieja y además de ser mugrienta no parecía ya muy robusta. A pesar de ello se mantuvo apoyado unos segundos aun después de haber terminado pues nada le quedaba ya por hacer. Fue justamente en ese momento cuando escucho la primera nota de la melodía que tanto le había gustado en el pasado, el agua agitándose, unas pisadas al principio del callejón. Sin despegarse de la pared y encorvando un poco el cuello acertó a distinguir una silueta que le observaba inmóvil. Desde su posición lo único que acertó a distinguir del desconocido es que, como él, también llevaba una prenda de vestir larga, similar a una gabardina. Los escasos segundos de silencio terminaron con una dura voz proveniente del principio de la calle:

-Parece que aun no estas preparado para asumir la responsabilidad de tu elección.

-¿Quién eres tu?

-Quien yo sea no debería ser una de tus prioridades.

-No me has cogido en una buena noche, será mejor que te largues.

-Vaya, parece que no eres muy dado al dialogo. Aunque tampoco te he estado buscando para hablar contigo. Esos tiempos en que los problemas se podían llegar a solucionar dialogando acabaron antes de empezar nuestra guerra.

El desconocido se desabrochó los últimos botones de la gabardina dejando mostrar la empuñadura de una largar espada colgada en su cintura. Al ver esto, a él no le quedó mas remedio que incorporarse apartándose unos centímetros de la pared. También se abrió la gabardina, pero completamente. Esta vez si era una verdadera presentación, las miradas petrificadas no se separaron ni un segundo mientras la conversación se desarrollaba:

-Ciertamente no esperaba encontrarme a nadie mas que usase este estilo de lucha con katanas, hasta ahora me había considerado especial en estos tiempos que corren.

-Pronto descubrirás lo diferentes que somos, por eso estoy hoy aquí.

-Por eso morirás hoy aquí.

-No, a no ser que sepas hacer algo con esta espada que se pueda igualar a tu arrogancia.

-Si he llegado hasta este punto es precisamente por ese motivo.

-Te equivocas, has llegado hasta aquí sin un objetivo acertado y además pretendes huir de tus elecciones. Yo me presento ante ti para hacerte asumirlas. Así sea a la fuerza.

-Realmente estoy ansioso desde que escuché tu primera pisada. ¡Ven o lo haré yo cobard...!

El desconocido se abalanzó hacia él y mientras recorría los escasos metros que les separaban desenvainaba su espada con gran maestría. Entonces él se dio cuenta que había perdido demasiado tiempo mientras hablaba y su enemigo le había sacado una clara ventaja. No podría defenderse del golpe enemigo cuando llegase y optó por retroceder lo mas rápido que le fuera posible, pero ya era demasiado tarde para eso también. Justo cuando desenvainaba su espada saltando levemente hacia atrás, el desconocido ejecutó el golpe horizontal en forma de abanico que produjo un corte no muy profundo en los nudillos de su mano. Pese al dolor, él sabia que si bajaba la guardia contra su enemigo aunque fueran unos segundos tendría graves consecuencias. Apoyando un solo pie al retroceder se abalanzó sobre su enemigo golpeando desde abajo. El desconocido bloqueo el golpe sin demasiada dificultad y sin apenas retroceder unos centímetros, su fuerza no era normal para hombre de su talla.

Mientras sus espadas chocaban sin que ninguna de las dos retrocediese, el desconocido giro rápidamente sobre sí mismo y ejecutó de nuevo un abanico horizontal. Pero esta vez estaban demasiado cerca para que él estuviera desprevenido y esquivó el golpe rebanador de cabezas agachándose tan rápido como pudo. Obviamente esta era la mejor defensa a este golpe y antes de proceder a realizarlo su enemigo ya lo sabia, por eso, tan rápido como termino el abanico y quedó de espaldas, se atravesó intencionadamente su propia gabardina con la espada con el propósito de confundirle. El resultado era una estocada en diagonal hacia abajo y de ángulo impredecible. Pero él siempre había tenido reflejos rápidos y haciendo gala de ellos  esquivo el golpe con una voltereta. Aprovechando los escasos segundos que la espada de su enemigo estaba enganchada en su propia gabardina pego un suave corte que le dio en el gemelo, haciéndole resoplar y poner mueca de dolor. Ambos retrocedieron unos segundos ahora que estaban igual de dañados y necesitaban evaluar daños, la sangre ya brotaba de sus cuerpos.

Haciendo alarde de su impetuosidad, él se acercó rápidamente a su enemigo y propinó un golpe de espada de arriba hacia abajo. Al esquivarlo hacia un lado su enemigo abrió un flanco en su defensa que él sabría como utilizar. Con la misma velocidad y aprovechando la posición del golpe anterior, dejó caer un codazo en la clavícula de su enemigo que le hizo inclinarse. Casi a la misma velocidad que su enemigo se agachaba el también lo hizo para proferirle otro codazo en el estomago. Cada décima de segundo te acerca a la victoria o a la derrota en un combate a espada, por eso cada golpe era vital y necesitaba ser aprovechardo. Él vio como su enemigo aun no se había recuperado y tan pronto como pudo le golpeo con el antebrazo en la nuez, a lo que pudo escucharse una queja seca como respuesta. Ese golpe en el cuello hizo que su enemigo levantase escasamente los talones del suelo como consecuencia del impacto y esto a la fuerza debía reducir su velocidad de reacción.

Él inclinó su cuerpo hacia delante y asestó un golpe en diagonal con la intención de cercenar la yugular y el pecho, un golpe que debía de haber sido mortal pero a pesar de los tres golpes consecutivos en zonas críticas el enemigo consiguió retroceder. Pero ahora que había sacado ventaja no podía desperdiciarla y comenzó a asestar rápidos golpes a modo de picaduras con la punta de su katana. Mientras él avanzaba su enemigo retrocedía, pero el callejón terminaría en unos metros y el sabía que cada golpe que propiciaba le acercaba a una inexorable victoria. Pero el destino no esta exento de cierta ironía, en los que parecían sus últimos momentos de vida, su enemigo que hasta entonces solo había estado retrocediendo ante su fuerza, cogió su katana con ambas manos y uso su hoja plana como defensa. Cuando la punta de su katana golpeo la superficie plana de la del desconocido su propia fuerza se volvió contra él e incapaz de controlar su propia estabilidad cayó hacia un lado casi de rodillas.

No solo había pasado de tener la completa ventaja a no tener apenas nada sino que ahora podría morir en segundos y ni siquiera tener tiempo a verlo. Se incorporó tan rápido como pudo pero su enemigo ya no estaba donde debiera. Que hubiese huido era imposible, ¿pero donde podía estar? Ese tiempo que tardo en reaccionar y el hecho de haber subestimado a su enemigo fueron su perdición. Entonces se despejó su mente y la respuesta llegó a su cabeza como una luz entre una inmensa oscuridad, solo había una solución: Arriba.

Pero fue demasiado tarde, desde cualquiera de los muchos puntos de apoyo que ofrecía el callejón aquel desconocido había saltado a media distancia y se acercaba a él por el aire demasiado rápido. Teniendo en cuenta el peso de su enemigo y el tiempo que él había tardo en reaccionar, el golpe que estaba a punto de recibir seria devastador. Buscando entre los recuerdos de sus combates pasados dislumbró la solucion que podria acabar definitivamente con el combate, a su favor o en su contra, de eso se preocuparía después.

Solo quedaba una solución posible, arriesgaba demasiado en ella pero no había opción. Giró la muñeca y apoyó el anverso de su espada sobre todo su brazo hasta el mismo cuello. Si tenía suerte y encajaba el golpe, la espada de su enemigo de deslizaría sobre la suya, evitando asi un mortal golpe directo en el pecho. Se inclinó hacia delante y puso el brazo horizontalmente, dispuesto a recibir el mandoble que solo tardó en llegar una fracción de segundo. Las espadas chocaron nuevamente, pero esta vez todo fue diferente a como él habia esperado, la katana de su enemigo ejercía mucha mas presión esta vez y a medida que recorría la hoja de su adversario la iba mellando. En apenas unas milésimas de segundo, que a ambos les parecieron durar una eternidad, el combate quedó decidido. No solo este golpe había asegurado que su espada no podría herir a su enemigo con tanta efectivadad como lo podría haber hecho hasta entonces sino que en el preciso instante del choque él pudo escuchar los huesos de su brazo romperse por diferentes partes. Estaba acabado, su depredador le había dado caza finalmente.

Al erguirse ya ni siquiera podía mantener firmemente su espada y su enemigo era bien consciente de ello también. Fue entonces cuando noto la fría punta de la katana atravesar su piel, su enemigo le había dado una estocada en el hombro y le empujó hasta que la punta atravesó su cuerpo y toco la pared. Su espada cayó entonces al suelo y apoyándose su enemigo en su cuerpo y el sobre la pared le susurro:

-La venganza puede ignorarse- Y sacó la katana del hombro de su presa mientras la sangre chorreaba por el pecho.

-Desconocerse- Entonces clavo la katana en el muslo de su presa y al sacarla giro levemente la hoja para que se abriese más la herida. La sangre ya no podía mantenerse en ese febril cuerpo y habia comenzado a gotear formandose un pequeño charco a sus pies.

-Perdonarse o... - De nuevo una estocada que atravesó el cuerpo de su presa por el abdomen. Había llegado el momento en el que él se aseguraba de disfrutar de su privilegiada situación al máximo, mirando a los ojos completamente llenos de pequeñas venas que se rompían a causa de las graves heridas que le había inflingido, apenas se podía ver vida en ellos pero se había ganado el derecho a alargar este momento todo lo que desease y desafortunadamente para su presa, le había tocado un cazador sádico.

-Borrarse- La desesperación en los ojos de una victima era una cosa que bien podría apreciarse o no, pero el hedor de la sangre y la suciedad que producían era otra bien distinta. Demasiado para su carácter perfeccionista, así que dejo de sujetar el sanguinolento cuerpo de su presa y retrocedió unos pasos. Él cayó al suelo de rodillas mientras simétricamente su enemigo se le daba la espalda. Antes de que su torso llegase a tocar el suelo debia caer el telón de esta función que ya empezaba a durar demasiado. Y así, sin piedad ni tiempo alguno que perder asestó impasible el ultimo estoque de la batalla, el cual atravesó la garganta de su victima y dejo la katana firmemente clavada en la pared.

La sangre brotaba efusívamente de la garganta y recorría la hoja de la katana hasta llegar a la mano del desconocido enemigo, nada como sentir de verdad a tu oponente en tu propio cuerpo, una sensación indescriptible que le había tenido obsesionado desde siempre. Con una leve y fugaz sonrisa acabo por escupir:

-Pero nunca puede ser... olvidada.

Arrancó su katana de la pared y salió grácilmente de la garganta del cadáver. Él la miraba con orgullo y admiración por concederle estos momentos de placer incalculable. Esgrimió el ultimo golpe al aire para limpiar la sangre aun húmeda de la hoja pues era una señal de respeto hacia aquella parte de su ser, hacia aquella prolongación de su cuerpo que le transformaba en un arma, que le permitía defenderse ante cualquiera y gracias a la cual, sin duda alguna, había llegado tan lejos y continuaba viviendo aun. Su espada.

Igual de misteriosamente que su camino le llevó esa precisa noche a ese lugar, acabó por desaparecer de ese callejón dejando a su paso la semilla de su destrucción. Sabiendo perfectamente que había entrado en el ciclo de la venganza y que algún día él mismo podría ser la presa pues el universo necesita cierto orden, cierta justicia que a la larga siempre impone y conspira para que se cumpla.

  • Esta es la sexta entre del Ciclo lo que piensan Los Amigos: Inspiración cedida por Jorge.
{
}
{
}

Comentarios Si el hombre dice justicia, venganza es lo que se escucha.

:-) ......cuánto talento queda plasmado en ese escrito¡¡¡.¡¡¡¡...me ha gustado.....pero también he sufrido mucho........ :-o

besos¡¡¡¡¡¡¡¡
¿Como puedes haberlo leido tan rapido? Si lo he colgado hace escasamente 2 minutos. Estaba metiendole cambios, te recomiendo que lo releas y muchas gracias. Saludos.
jajjajaja, amigo juanjosé......jajajja las brujas ....son brujas....nunca lo olvides jajaja, no obstante....lo releeré......jajajajjaj
Ahora ya es la version definitiva. Se que este post se aleja un poco de los temas que suelo tratar en mi blog y tambien de la forma de tratarlos, sin emabrgo me parecio interesante darle una nueva forma de expresion. Tanto no me he pasado ¿verdad? :-P
jajjaja, amigo juan josé......ya hablaremos tú y yo por msn cuando te funcione jajjaaaajajajajjjaja besines¡¡¡
Pues espero solucionar el proble hoy mismo, que el hecho de no poder comunicarme a gusto me frustra. :'-(
por finn!!!, lo unico que se echa en falta son los nombres, y t has rayado con la catana.
Saludo bicho cosmico de los bosques caducifolios del campo de fran.
Mandril Salido 18/09/2008 a las 13:23
Es que no tenia pensado continaur esta pequeña historia, por eso no creí necesario utilizar ningun tipo de nombres, solo son él y su enemigo. ¿Y sobre lo de la katana que me he rayado a que te refieres? Es una pelea a espada, tendre que describirla adecuadamente ¿no? ¿O no era a eso a lo que te referias? En fin, dime que te parece en general y explicate mejor pequeño. :-) Saludos.
Que te has rayado mucho con la catana, ademas la historia de jorge con sta se parece lo mismo k un tiranosaurius rex con los brazos del pomares a un tiranosaurius rex con mis brazos, calificacion final superior a hellboy.
PD:arreglate el puto msn. bicho pardo fotografiado por Felix rodrigez del sur de mexico.
La Tazita de Plata 18/09/2008 a las 13:37
Bueno, creo que tampoco me he rayado tanto. Todos los movimientos que expliqué con las espadas son verosimiles. Y en cuanto a que se parezcan, yo no dije que se fuesen a parecer ni que fuese continuacion ni nada de eso, solo que me inspiraria en su post para escribir esto. Y asi lo hice, o sino mira el final, ¿ de verdad que no te suena el dialogo?
Aunque bueno si me das mejor nota que a Hellboy me doy por satisfecho. El msn espero tenerlo operativo para hoy mismo, pero a ultima hora. Saludos.
Mola,aunque es una rayada tener que imaginarse cada estocada de la katana...No se prace al mio en casi nada...lo unico en que era en un callejon...el principio del mio era mas creible...pero alguien que se va a un callejon a mear,con una katana y que venga otro buscandole con otra katana...yo que se es la primera vez que leo una batalla de katanas y me a parecido...    ----*****COOL*****----...gracias a este post estoy re-considerando el volver a escribir cosas tipo--Venganza y Aniquilacion--o algo parecido que guste mas..aunque tengo que pensarlo sera dificil...veremos haber que sale...

P.D: Valla Cabritillo montado en un lapras de los montesinos de hoja caduca....valla bicho.
paspartú jorge 19/09/2008 a las 16:09
Es que yo no te dije que se fuese a parecer, que me inspirase en tu post no quiere decir que se tenga que parecer. ¿Por que tiene que ser creible? Es que queria centrar la accion en la pelea, la verdad es que si podria explicar mas las cosas pero entonces se haria mas largo y no creo que sea necesario. Saludos.
Si ya es un coñazo leer tus comentarios, imaginate estar un fin de semana con jorge.
PD: Zas en toda la boca.
Mohamed el Rabioso 19/09/2008 a las 19:15
Recuarda, los lees por que quieres. Podrias limitarte a leer simplemente el post. Saludos y que disfrutes del finde con jorgikipirrio :-)
Si ésto que así lo pienso, es de tu autoría, agradezco la suerte de leerte, pero me permitiría y con ésto no quiero privar a ninguno de tus habituée a tu talento, pero ese talento innato debe ser explorado, y ponerlo al alcance de más personas.
Excelente!
Muchas gracias Quetzali, si que lo escribi yo como casi la totalidad de lo que hay en este blog. Cuando posteo algo que no me pertenece me aseguro de que quede claro la fuente. Bueno, en cuanto a la difusion, tampoco se ninguna otra forma. Creo que Obologo tiene mucha difusion. ¿conoces alguna otra forma? Saludos.
Hola soy un apostol del talento, y tengo k decir que no es una proeza escribir esta historia que encima esta inspirada en otra, el verdadero talento reside en irse un fin de semana con paspartu y amparo y pasartelo bien.
AU
El talento 20/09/2008 a las 20:14
Olle que soy yo otra vez y me ha dicho mi jefe que te mereces una calificacion por tu obolog igual al de un disco del maestro con sombrero.
El talento 20/09/2008 a las 20:25
La proxima vez ayudare a "El talento" a pausar mas cuando escribe.
AU
La comilla 20/09/2008 a las 20:26
Ante estas cosas que me dice el talento y la comilla me quedo sin saber que decir. Igualmente espero que les guste y que se diviertan en los findes con lo que puedan piyar por hay, no es bueno quejarse tanto ;-) . Saludos.
jajajjajajaajjajaajjajajaajajajajajajaj, el talento y la comilla....... me parrrrrrrrrrrrrrrrtoooooooo jajajajajjaajaja

No lo sabes tu bien :-P
Me ha gustado esta bastante bien aunk yo sigo sin saber  el significado que tiene para jorge la famosa frase, pero weno, a x cierto no se parece tanto a la de jorge, esta es muxo mas larga, en mi opinion ganaria si no te emocionaras tanto escribiendo y alargaras tanto tus escritos, pero esta bien, saludos.
Ashima 22/09/2008 a las 17:29
No es que me emocione, es que las cosas que esperas que salgan bien requieren tiempo y obviamente espacio, ¿no? Ya escribo chorradillas mas cortas y, por enesima vez, yo no dije en ningun momento que se fuera a parecer al de Jorge. Yo tampoco se exactamente de donde sacó él la frase pero mira, se le puede sacar utilidad despues de todo, a mi me inspiró para escribir esto. Saludos.
La verdad es que todo lo que dice Ashima tiene razon salvo cuando se pierde para ir a la virgen.
AU
La ironia 22/09/2008 a las 20:15
No seas malo señor irónico. :-P
quien es  au==

que se muestre'''¡¡¡¡¡
yo también digo AU ¡¡¡¡¡¡¡¡

                         
mi nombre solo lo puedo decir yo, y la compañia de "Automovil utopico" siglas (AU)
AU 23/09/2008 a las 15:38
ACHO, EL DE LA FOTO ES EL HOBO? XD
:-P
Dj Skoorph Dj Skoorph 23/09/2008 a las 22:53

Deja tu comentario Si el hombre dice justicia, venganza es lo que se escucha.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre